Blogia
REVISTA SINARQUÍA - Mexicanidad y Democracia

Lo que otros dicen

Los Valores Morales, Invertidos

Nuevamente las asociaciones partidarias de legalizar las uniones (les guste o no, jamás podrán ser matrimonios por contravenir los postulados básicos previstos para este supuesto) entre personas del mismo sexo, plantean la posibilidad de legitimar este tipo de enlaces, mediante impulsar una iniciativa ciudadana a fin de obligar a los diputados a entrar en el análisis de esta propuesta, sustentada por el 0.5% de los habitantes del estado. Habrá que reconocer a los integrantes de estas agrupaciones ciertamente su persistencia (digna sin duda alguna de mejores causas) y la capacidad que sus dirigentes tienen para hacerse escuchar por las instancias involucradas o también porque no decirlo, felicitarlos por su potencial intimidatorio (un ex director de una institución de carácter asistencial me confesó, que los miembros de este tipo de entidades, tenían tenacidad de cobratarios e impasibilidad de paracaidistas, coronada por una flema enteramente británica para esto de aguardar la entrega de tal o cual apoyo o el momento de la entrevista con algún funcionario, ejemplo que debería ser seguido por el resto de la ciudadanía a la hora de hacer valer sus derechos), porque en caso de no ser atendidos o no recibir una respuesta que consideraran satisfactoria a sus demandas de parte de la autoridad, eran capaces de armar un San Quintín o acudir a periodistas venales que a bordo de diferentes pasquines se encargan (en aras de la notoriedad y del aumento de las ventas) de propalar cualquier tipo de iniquidad, sin importarles que ataque y vulnere flagrantemente la moral pública. Y es a esto fundamentalmente a lo que pretendo referirme: uno puede tomar los reflectores de los medios para clamar a voz en cuello por atrocidades como el aborto, la legalización de las drogas, la eutanasia y otras de semejante laya y en aras de una supuesta tolerancia y pluralidad, la sociedad en pleno consentirá contemplar o escuchar todo tipo de anuncios publicitarios que promuevan estas medidas e incluso ensalzará a su gestor, a quien tildarán de poseer una acendrada sensibilidad y zarandajas por el estilo. Pero en contrario sensu, no bien existe alguien con los pies bien puestos sobre la tierra que se percata del enorme daño que este tipo de proposiciones ocasionan al tejido social (con su sola exposición) y lo denuncia y se atreve a pugnar por el respeto a la vida desde la concepción hasta su término, por combatir frontalmente a aquellos malvados que envenenan a nuestros jóvenes, que son nuestro activo mas preciado y por defender el derecho que tenemos las mayorías a que se respeten nuestras opiniones y puntos de vista, por encima de argumentos minoritarios, cuando es tapizado de injurias y denuestos y tildado de retrógrada, oscurantista, conservador, enemigo del progreso, pro clerical, fascista y epítetos de índole similar, que muchas veces obligan a desistir de las mejores intenciones, en aras de evadir el linchamiento público al que inevitablemente será sometido por los medios y diversidad de seudo comunicadores o periodistas sin ética, a los que poco importa el futuro de su comunidad y el ambiente social que heredarán nuestros hijos. Pues señoras y señores, esto es inadmisible y es algo que debe terminar. Estoy seguro que la mayoría de los ciudadanos mexicanos comparte este punto de vista y rechaza tajantemente todos los postulados consignados previamente, pero ansiando no entrar en conflicto con este género de instancias, que tan bien saben arrogarse notoriedad, omiten hacer valer las manifestaciones correspondientes y prefieren permanecer inmersos en una áurea mediocridad y resignarse a convivir con lo que catalogan como los síntomas inevitables del progreso. ¡Pues no! Tenemos tanto o mas derecho que nadie a hacer prevalecer nuestras perspectivas, habida cuenta de la abrumadora mayoría que representamos y nadie tiene porque hacernos sentir avergonzados por defender lo mejor y mas caro de nuestros valores: religión, patria, familia, honor y trabajo. Si las voces de otros pueden oírse, también las nuestras demostrarán su capacidad tonal y todo lo anterior, dicho sea con el respeto que se merecen los sectores minoritarios a los que no se les margina ni se les segrega, pero que inevitablemente tienen que constreñirse a vivir según los usos y costumbres de la generalidad, como es consecuencia de la práctica democrática. No podemos permitir modelos de vida que confundan la opinión y el parecer de nuestros jóvenes. Debemos desoír todo tipo de divulgación que desoriente y distorsione la moral mayoritaria. No es posible que en aras de una supuesta modernidad y globalización toleremos que se trastoquen y tergiversen valores inmutables. Si otros tienen arrestos para armar borlote, tengámoslos también para una buena causa. Perdamos el temor a las descalificaciones. Peor será ver adolescentes embarazadas, a nuestros hijos convertidos en adictos, a nuestros médicos segando las vidas que por definición debieran preservar y en general a nuestros semejantes incurriendo en todo género de excesos que nos repugnan, pero que no nos atrevemos a externar. Cerremos el paso a este tipo de proyectos que en nada nos benefician. Si estos movimientos tanto interés tienen en reformar el marco normativo existente, que sometan sus planes a referéndum y que sea la totalidad de los mexicanos quienes decidan que debe o no hacerse. Me parece sería lo más justo (y de esta manera nadie podría tacharme de nada), que la población en general determine si este país sale adelante o se hunde por sus vicios, su corrupción y por la desidia de sus ciudadanos.

POST SCRIPTUM.- Ofrezco mis sinceras excusas a doña Alicia Álvarez González, una indisposición que me obligó a guardar cama me impidió acudir a verla. Lo repentino y severo del cuadro imposibilitó también toda comunicación inmediata. En breve me pondré en contacto. Saludos.

A los jefes del Movimiento Nacional Sinarquista: He tratado en varias ocasiones de comunicarme con el representante en Yucatán y nada. He estado aguardando noticias en vano. Por lo visto se trata de alguien que tiene tal cantidad de ocupaciones que no le ha quedado tiempo para contactarme ni para promover la marcha de febrero, de la que nada se sabe aquí en Mérida, ni en la sociedad ni en los medios de comunicación. Ante semejante panorama, continuaré con mi labor de promover los valores patrios en las formas habituales. El exceso de tolerancia en estos aspectos, nos ha llevado a estrepitosos fracasos en el país. Están advertidos. A veces es menester un cambio a tiempo para poder avanzar. Espero en Ustedes la sencillez, la humildad y la grandeza de espíritu para aceptar la falla y publicar sin censura este comentario

Guillermito: Aduzco idénticas razones hijo mío. Bien sabes que a menos que esté en definitiva fuera de combate, no existe poder humano que me haga privarme del placer de estar contigo. Te amo infinitamente. Besitos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Fondo y Forma Políticos

En política la forma es fondo
                                                                            Jesús Reyes Heroles
 
A través de diversos medios de información fue posible enterarnos de la eventual candidatura de Silvia Irabién Milke (alias la chiva), ex participante de un programa de realidad televisiva difundido a nivel internacional por Televisa (que no es sino una mala copia de su similar producido por la firma ENDEMOL) a una diputación federal como abanderada del Partido Socialdemócrata por el estado de Yucatán (entiendo que no será la única figura de características semejantes lanzada a empresa tal, pues el partido de marras pretende hacer lo mismo con Gloria Trevi en algún distrito del norte) y las propuestas principales que dicho instituto político formuló en espera de captar la simpatía de los electores: legalización de las drogas como medio de concluir con la violencia ejercida por los narcotraficantes en aras de obtener la supremacía en el trasiego de estupefacientes en el territorio nacional, posibilidad de las mujeres para interrumpir el embarazo y la importancia de instrumentar a lo largo y ancho del país el programa Escuelas de Tiempo Completo, proyecto clave de la actual administración federal en materia educativa, pretendiendo de esta forma, mantener su registro como partido político ante el Instituto Federal Electoral.
 
A partir de las aspiraciones de la referida agrupación podemos sacar varias conclusiones: En primer lugar es lamentable que para detener la escalada de violencia motivada por el comercio ilegal de drogas debamos recurrir al vergonzoso expediente de legalizar su tráfico, para echándoles encima a los narcos a la Secretaría de Hacienda, acabar con tan floreciente negocio (pues cuando cualquier mortal se ve en la obligación forzosa de declarar sus ingresos al fisco, cualquier industria por próspera que sea, se va a pique por la inequidad y desproporción que prevalece en la normatividad en materia hacendaria en nuestra patria, habida cuenta de la complejidad de nuestro sistema de recaudación, por lo que resulta mas barato evadir impuestos que pagarlos).
 
En segundo lugar, más penoso aun es que en aras de mantener su registro y con ello las prebendas y canonjías que reciben los partidos políticos (y vaya que estas son jugosas y si no, recordemos que desde hace años la familia Riojas acaparó la dirigencia del entonces Partido de la Sociedad Nacionalista, como en la actualidad otra familia, los González (a través primero del padre y hoy día de su vástago), ostenta el monopolio del Partido Verde Ecologista de México, que ejerce de manera totalmente autocrática, convirtiéndolo en un verdadero emporio y en un patrimonio de connotaciones particulares totalmente, aun cuando en la teoría y por definición se trate de entidades de interés público) el Partido Socialdemócrata impulse la candidatura de una persona como Silvia Irabién, que con todo el respeto que se merece por su condición femenina y su trabajo en los medios de comunicación a escala nacional (no me atrevo a decir por su labor artística porque dicha calidad en su quehacer es sumamente cuestionable y hasta materia de debate), carece del perfil y la preparación necesarios para acceder al legislativo y ello sin entrar al análisis de su comportamiento público que no ha sido capaz de aportar nada edificante ni sustantivo, sino que lo único que ha dado es de que hablar (con esto podremos explicarnos a cabalidad porque las decisiones que toman diputados y senadores son de lo mas absurdas y disparatadas.
 
Lo que hace valedero aquel antiguo aserto que consigna que para la política los estudios y la preparación a veces hasta estorban) y como colofón de todo, peor aun es que entre sus propuestas figure también matar niños, haciéndose eco de una de las mas infames atrocidades elevadas a rango de ley por la ineptitud, la ignorancia y la falta de sensibilidad en materia de política social y humanitarismo de parte de los legisladores capitalinos que votaron por la aprobación de la iniciativa planteada de manera inicial por el partido del sol azteca.
 
Lo anterior explica el canibalismo político visible entre sus filas como el sainete protagonizado por Patricia Mercado y Alberto Begné y exhibe el concepto utilitarista que poseen muchos de sus actuales dirigentes que en algunas regiones de nuestro territorio se reparten las candidaturas como auténtico botín a la espera de obtener pingues ganancias (Lo bueno es que sin duda alguna este es uno más de los membretes condenados a desaparecer en un lapso razonablemente breve) y que contribuye de manera sumamente activa al demérito que ya desde tiempo inmemorial arrastra la actividad política, que es considerada propicia para obtener un lucro ilícito a través del saqueo sistemático del patrimonio de la colectividad y para conseguir la entronización en cargos de elección popular, de un atajo de vividores que no ven en el servicio público la ocasión de contribuir al progreso, sino oportunidad para la comisión de infinitos abusos.
 
De nosotros los ciudadanos depende permitir que personas notoriamente descalificadas accedan al poder. De ahí la importancia de razonar perfectamente el sufragio, para llegado el momento elegir la mejor alternativa. Queda pues el tema para la reflexión.


POST SCRIPTUM.- Es menester hacer del dominio público que un destacado dirigente del Partido Socialdemócrata ofreció al autor de esta columna la secretaría general de dicho organismo en Yucatán. La identidad solo a mí pertenece pues es persona cercana a mis afectos. Quede claro con la anterior carta de no creencia que el non serviam ha sido pronunciado, pues no puedo sustentar postulados que no comparto y en los que no creo. Con todos mis defectos, limitaciones y miserias, soy católico y tengo obligación de defender a toda costa los planteamientos de mi fe. Implicaría por otro lado, ser desleal a mis principios y es bien sabido que se puede estar perfectamente contra el mundo pero jamás contra uno mismo. Con este planteamiento quede pues perfectamente definido que combatiré con todas las fuerzas de mi alma los que considero posicionamientos inicuos, en el marco de la caballerosidad y el respeto y sin menoscabo de la estima que siento por los
amigos que forman entre las filas del socialdemócrata.
Guillermito: Honra a tus padres, sirve a tu patria, protege al necesitado, combate la injusticia. Se siempre fiel a tus principios. Se generoso y ama a tus amigos. Que estos sencillos preceptos se conviertan en normas de tu vida. Te amo infinitamente hijo. Besitos.
 

Las Traiciones del Poder

Amo la traición pero odio al traidor
Julio César

 
Toda lucha trae consigo el surgimiento de una serie de metáforas o leyendas que para bien o para mal, interesa preservar a toda una cauda de gentes. Estos esquemas al ser aceptados socialmente son susceptibles de irse reproduciendo y se transmiten de generación en generación.
 
Es así como se genera la historia, es decir la relación de acontecimientos dignos de ser recordados a través de los tiempos por los integrantes de un grupo social o una nación determinados. No obstante lo anterior, los hechos muchas veces son adaptados a conveniencia del grupo gobernante o hegemónico, a efecto de preservar su influencia o canonjías o mantener privilegios específicos, lo que implica distorsionar en ocasiones de manera sumamente grotesca la realidad de lo sucedido, en la tesitura de la frase atribuida a Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi que sostenía que una mentira repetida mil veces, acaba por convertirse en verdad.
 
Afirmo lo anterior merced a la transmisión de varios documentales relativos a la historia de la revolución cubana encabezada por Fidel Castro Ruz, movimiento con una incuestionable base de apoyo popular, dado el descontento que existía por la dictadura títere del imperialismo norteamericano que encabezaba en la isla caribeña Fulgencio Batista y a la que se sumaron todos los sectores sociales hasta culminar en su derrocamiento e instauración de un nuevo régimen. Hasta ahí todo va bien, conforme a las versiones oficiosas y oficialistas que se deshacen en loas a la satrapía marxista leninista que hoy día impera en el otrora paraíso tropical.
 
Pero cuando sacamos a relucir que el movimiento revolucionario pese a las amplísimas simpatías que concitaba en los diferentes estratos del pueblo cubano, no tenía connotaciones socialistas, la cosa cambia. Y lo anterior, es de sobra conocido por quienes tuvieron oportunidad de vivir las vicisitudes del movimiento 26 de julio.
 
Para empezar por el inconfundible origen burgués de los hermanos Castro, terratenientes de ascendencia gallega (motivo que tal vez explica de modo fehaciente la ingente cantidad de desatinos cometidos posteriormente en la toma de determinaciones de carácter político de parte de ambos), continuando por el apoyo otorgado a la causa rebelde por el arzobispo de La Habana, artífice de la amnistía concedida a Fidel y que no hubiera sido comprensible, de saberse las convicciones comunistas del entonces joven abogado, contrapuestas por definición a los intereses de la iglesia católica, prosiguiendo con la innegable aportación a la insurgencia de Camilo Cienfuegos, el verdadero líder del campesinado y las clases populares (del que diestramente se deshizo Fidel a través de un oportuno avionazo como modo de ajustar el ajedrez político, ¿le suena familiar?) y finalmente con la arrolladora popularidad que aportaba a la causa, el aura de romanticismo y carácter aventurero que impostaba la personalidad del Che Guevara, (hombre con el que pudiéramos no coincidir en lo ideológico, pero indudablemente digno de respeto por poner el pellejo para sustentar sus aseveraciones).
 
Es un hecho que de no haberse topado Fidel Castro con una actitud de cerrazón suprema y de completa intolerancia como la que asumieron las autoridades norteamericanas de aquel entonces, nunca se habría visto obligado a tirarse a los brazos de la Unión Soviética, ansiosa por disputar la supremacía universal a los hijos del Tío Sam. Por otro lado, son de sobra conocidos los conflictos que a raíz del entreguismo castrista al socialismo soviético, surgieron entre él y el Che Guevara y que desembocaron finalmente en la salida de éste de Cuba y en su ulterior incursión en Bolivia.
 
Empresa en la que el guerrillero encontraría la muerte, merced al abandono (hay quien dice hasta de la traición, pues se afirma que fue el propio Fidel quien reveló a los boinas verdes la ubicación de la guerrilla del Che) y la falta de apoyo del gobierno cubano, reconocido de manera pública y notoria como auspiciador de todo movimiento de naturaleza subversiva y del partido comunista boliviano, supuestos bastiones de la insurgencia.
 
El resultado es por todos sabido: una sangrienta dictadura, represora de las libertades individuales y que ha conculcado de manera sistemática los derechos humanos y que está concluyendo su ciclo existencial precisamente donde inició: convirtiendo a Cuba en el prostíbulo de América (solo que antes eran únicamente los norteamericanos quienes se iban de juerga a la isla y actualmente todo aquel que disponga de la capacidad económica es susceptible de acudir en búsqueda de dar rienda suelta a sus instintos) y haciendo de la mayor parte de sus habitantes, un atajo de vividores acostumbrados a subsistir de la rapiña, el engaño y la depravación, pues ignoran por completo el sentido del trabajo.
 
Lo mismo acaeció en Nicaragua con la revolución sandinista, corriente ideológica de indubitable raigambre popular, pero que nunca tuvo connotaciones socialistas, siendo estas fruto de la traición cometida a sus compañeros de parte de Daniel Ortega y Carlos Fonseca, que para colmo de males se encontraban privados de la libertad cuando el resto de los dirigentes se rifaba el físico a balazos contra los integrantes de la guardia nacional. Es de todos conocido que lo que detona la asonada en el país centroamericano fue el asesinato del periodista Pedro Joaquín Chamorro, director del periódico La Prensa y que de manera idéntica a lo sucedido en Cuba, la iglesia jugó un papel preponderante al apoyar de forma inicial a la insurgencia. Posteriormente Daniel Ortega maniobró para acercarse a la égida castrista y deshacerse paulatinamente de sus rivales en el seno de la junta de reconstrucción nacional
(particularmente de Edén Pastora, el famoso Comandante Cero, célebre por la toma del palacio nacional en 1978) hasta que la cantidad de desatinos cometidos en la dirección de los destinos del país, propiciaron la alternancia en el poder hasta su reciente retorno al poder, motivado por el deterioro en la calidad de vida del pueblo nicaragüense. Y ni que decir de las incidencias surgidas durante la revolución mexicana, (si hacemos una retrospectiva mayor), en la que fue visible y notoriamente traicionada la buena fe del presidente Madero por un atajo de oportunistas que dieron al régimen emanado del levantamiento armado connotaciones de las que carecía (como la pretensión de adjudicarle carácter socialista y antirreligioso de Calles y Garrido Caníbal).
 
Podemos sacar en conclusión consecuentemente que todo cambio violento en el gobierno de una nación, trae aparejado el surgimiento de miríadas de oportunistas, que estarán a la caza de la mas mínima ocasión para dar un viraje favorable a sus intereses y que cometerán cuantas indignidades sean necesarias para que la memoria colectiva que es escasa, pierda de vista e ignore sus arbitrariedades. Aprendamos que el mayor tesoro de un país, es su memoria histórica, que por ende se traducirá en otorgar el poder solo a aquellos que lo merezcan.
POST SCRIPTUM.- Gracias querido Carlos, por abrirme las puertas de tu casa y la oportunidad de partir el pan y la sal contigo y toda la familia. La pasé maravillosamente y hago votos por que esta no sea la primera ni la última vez. Dios conceda estrechar vínculos en la familia Barrera. Te deseo lo mejor en 2009 mi regidor. Un fuerte abrazo.
Tío Juan: por este medio, te envío un cariñoso saludo y mis mejores deseos en el año por venir. Un beso enorme para mi prima Heidi. Los extraño. En semejante orden de ideas, hago extensivo lo expresado para Marisa, Óscar, Ana Karen y Karla y mis tíos Carlos Vargas Sansores y Marisa Vallejo. También los echo de menos.
Mis mejores deseos para todas aquellas personas que me honran con el favor de su atención para el 2009 y mis cordiales felicitaciones para NOTISURESTE y su director, Daniel Barquet Loeza, dilecto amigo nuestro, por el éxito obtenido y el próximo a venir.

Guillermito: Ha transcurrido un lapso particularmente complicado hijo. Que el año venidero sea pródigo en satisfacciones para ti. Que crezcas grande y fuerte en todos los aspectos. Que Dios siempre te proteja y te bendiga. Te amo infinitamente. Besos.
 

Rafael Bernal

Un sinarquista visionario

 http://www.nexos.com.mx/articulos.php?id_article=1291&id_rubrique=506

El hecho de que el 21 de marzo se haya decretado como fiesta nacional en México tiene un responsable: Rafael Bernal. Siendo un joven comprometido con el sinarquismo, Bernal (1915-1972) encapuchó la estatua de Benito Juárez en la Alameda Central del Distrito Federal. Esta travesura le costó una de las tantas veces que estuvo en la cárcel, pero tuvo además otra consecuencia: en desagravio al oaxaqueño, el presidente Miguel Alemán le dio a dicha fecha el carácter festivo que le conocemos al día de hoy. Con el tiempo, ese muchacho rebelde se convertiría en uno de los narradores mexicanos más visionarios de mediados del siglo XX. Escritor versátil, colaboró en la naciente industria del cine mexicano a finales de los años treinta y en los cincuenta, su pieza La carta fue la primera obra de teatro que se transmitió por la televisión.

Pionero en un país que se adentraba en la modernidad, se le reconoce también como el padre de dos géneros literarios en México: el de ciencia ficción con Su nombre era muerte (1947) y el policiaco con El complot mongol (1969). La primera es una historia sumamente original en la que un misántropo autoexiliado en la selva lacandona aprende a comunicarse con los moscos mediante una flauta; un Hamelin siniestro que pretende conquistar al mundo con su ejército de insectos cargados de enfermedades.

La segunda, mucho más conocida y difundida, es una obra maestra de recreación del lenguaje oral, protagonizada por un entrañable antihéroe, Filiberto García, antiguo verdugo de un general villista que se ve envuelto en una conspiración internacional que involucra al FBI, al KGB y al mítico barrio chino de la ciudad de México. “¡Pinches chales!”, es el mantra que repite García a lo largo de las páginas, mientras una espiral de corrupción lo aleja de la mujer que ama y lo enfrenta a su propia vulgaridad. Rafael Bernal murió a la edad de 57 años, dejando en el tintero la posibilidad de más libros indispensables. 35 años después, celebrar su obra con una nueva relectura es constatar también la vitalidad y relevancia de su prosa y sus ideas, en un medio literario como el nuestro, donde campean el oportunismo y los productos prefabricados.

Ejèrcito Mexicano

Ejèrcito Mexicano

                              EJERCITO MEXICANO

 

 

El ejèrcito mexicano tiene muchas virtudes, pero bajo el liberalismo, esas virtudes se sometieron a los intereses de Grupo. El ejèrcito està sometido a la ideologìa dominante en el Estado Mexicano.

 

El ejèrcito, necesita una profunda renovaciòn.  Saber que mas de 150,000 soldados han desertado del Ejèrcito, saber que la fuerza paramilitar màs peligrosa de los narcotraficantes es formada por soldados desertores, saber que muchos soldados son drogadictos y criminales encubiertos es claro grito de exigencia.

 

Tambièn el ejèrcito necesita reconstruirse. 

 

¿El sentido de Destino que es?

En las tribus y culturas ancestrales, los guerreros eran todos los jòvenes y adultos que podìan tomar las armas y salir a defender a su Pueblo ante agresiones ajenas, en situaciones de riesgo o en caso de migraciones o bùsqueda de nuevas tierras.

 

Los guerreros protegian a su Pueblo. Porque eran los jovenes y adultos del mismo Pueblo.

 

Este principio no existe en los ejèrcitos modernos. En el Mexicano, solo en teoria.

 

A lo largo de los años se han implementado algunas nuevas modalidades: soldados dando clases de alfabetizacion, apoyando en desastres, resguardando ciudades con alta criminalidad.

 

Pero la otra realidad, la oscura, la de los desertores, de los represores, de los mercenarios, sigue ahí.

 

Los Soldados que combaten el narcotràfico saben muy bien que es una lucha sin tregua. Sin compasiòn.  Pero mucho sospechamos que carece de algo esencial.

 

Los Soldados que acompañaban a Madero y que por su sacrificio, se empezò a festejar la Marcha de la Lealtad de cada 19 de Febrero. Tenìan lealtad. Pero faltaba, a nuestro juicio, algo esencial.

 

Los Soldados que pelearon contra la invasiòn norteamericana en 1847 sabiendo que Santa Ana estaba traicionandolos y no moverìa un dedo para enviar refuerzos, pelearon con orgullo, fè y aun asì considero que les hizo falta algo.

 

 Del ejèrcito Mexicano se pueden decir muchas cosas. Lamentablemente para la derecha tradicional, nuestras fuerzas armadas no son ni "lo màs puro de la juventud" ni las "primeras fuerzas de la Naciòn".

 

Lamentablemente para la izquierda dogmàtica, el ejèrcito no es una entidad compuesta por absolutos defensores del Capital.

 

Y lamentablemente para la vieja prèdica revolucionaria, el ejèrcito mexicano no es una institucion homogènea, defensora de los "valores republicanos" y "garante de nuestras instituciones".

 

Para el Nacional Sinarquismo, el ejèrcito debe modificarse, debe asumir una nueva filosofìa. Naciòn, Tierra, Pueblo y Honor deben ser entendidos y asumidos con una mìstica que hoy no se ve, no se nota.

 

El ejèrcito no tiene historia limpia: Con el Grupo Sonora, empezò a ser un instrumento de los grupos en el poder (Obregòn, Calles,Cardenas,Avila Camacho,Canabal, Gonzalo N Santos).  Fuè el ejèrcito quien masacrò sinarquistas y pueblo en general en Leòn, 1942.

 

 ¿Qué vemos hoy? Un ejèrcito que es lugar de refugio de los frustrados de la vida que solo saben "obedecer".  Un ejèrcito donde la mayor parte de los soldados son drogadictos no sirve, un ejèrcito donde mas de 150,000 soldados desertan a lo largo de los años,no sirve,un ejèrcito que forja cuadros que despues se van a los Zetas, no sirve.

 

Necesitamos un Ejèrcito de Guerreros. Ligados al Destino de su Pueblo, de su Comunidad. Un ejèrcito con virtudes heroicas: Valor, Orgullo,Solidaridad,Conciencia de Pueblo,Espiritualidad, Compromiso con la Tierra, conciente de la Herencia Ancestral ( no con la historia oficial).

 

Ese ejèrcito tiene que surgir. Hay actualmente soldados, capitanes, tenientes, generales, concientes de ello.

 

Pero les hace falta màs poder, màs organización, màs estrategia,mas astucia.

 

Como Juan Ignacio convocara a los soldados allà en 1947, hoy, los Sinarquistas convocamos a los soldados leales a Mèxico, para que se sumen a la lucha nacionalista.

 

No por un Partido, no por un Mesìas polìtico, sino por un Sentido de Destino. Por su Naciòn, su Pueblo,su Tierra, su Honor.

En la imàgen, un general le ordena a Salvador Abascal que disperse la marcha sinarquista, pues el "Supremo Presidente Avila Camacho" està por llegar. Abascal le responde "Precisamente por eso estamos aquì, que el presidente sepa que muchos sinarquistas son reprimidos, perseguidos y asesinados solo por ser sinarquistas. Y queremos que sepa que tenemos el derecho a pensar, reunirnos y expresarnos, igual que las otras fuerzas polìticas de Mèxico. Lo haremos pacìficamente, pero no nos retiraremos. El general, sorprendido al ver la disciplina, la firmeza y el decoro de dirigentes y militantes sinarquistas, se cuadrò militarmente y dejò pasar a los marchistas.

 

 

 

                              EJERCITO MEXICANO

 

 

El ejèrcito mexicano tiene muchas virtudes, pero bajo el liberalismo, esas virtudes se sometieron a los intereses de Grupo. El ejèrcito està sometido a la ideologìa dominante en el Estado Mexicano.

 

El ejèrcito, necesita una profunda renovaciòn.  Saber que mas de 150,000 soldados han desertado del Ejèrcito, saber que la fuerza paramilitar màs peligrosa de los narcotraficantes es formada por soldados desertores, saber que muchos soldados son drogadictos y criminales encubiertos es claro grito de exigencia.

 

Tambièn el ejèrcito necesita reconstruirse. 

 

¿El sentido de Destino que es?

En las tribus y culturas ancestrales, los guerreros eran todos los jòvenes y adultos que podìan tomar las armas y salir a defender a su Pueblo ante agresiones ajenas, en situaciones de riesgo o en caso de migraciones o bùsqueda de nuevas tierras.

 

Los guerreros protegian a su Pueblo. Porque eran los jovenes y adultos del mismo Pueblo.

 

Este principio no existe en los ejèrcitos modernos. En el Mexicano, solo en teoria.

 

A lo largo de los años se han implementado algunas nuevas modalidades: soldados dando clases de alfabetizacion, apoyando en desastres, resguardando ciudades con alta criminalidad.

 

Pero la otra realidad, la oscura, la de los desertores, de los represores, de los mercenarios, sigue ahí.

 

Los Soldados que combaten el narcotràfico saben muy bien que es una lucha sin tregua. Sin compasiòn.  Pero mucho sospechamos que carece de algo esencial.

 

Los Soldados que acompañaban a Madero y que por su sacrificio, se empezò a festejar la Marcha de la Lealtad de cada 19 de Febrero. Tenìan lealtad. Pero faltaba, a nuestro juicio, algo esencial.

 

Los Soldados que pelearon contra la invasiòn norteamericana en 1847 sabiendo que Santa Ana estaba traicionandolos y no moverìa un dedo para enviar refuerzos, pelearon con orgullo, fè y aun asì considero que les hizo falta algo.

 

 Del ejèrcito Mexicano se pueden decir muchas cosas. Lamentablemente para la derecha tradicional, nuestras fuerzas armadas no son ni "lo màs puro de la juventud" ni las "primeras fuerzas de la Naciòn".

 

Lamentablemente para la izquierda dogmàtica, el ejèrcito no es una entidad compuesta por absolutos defensores del Capital.

 

Y lamentablemente para la vieja prèdica revolucionaria, el ejèrcito mexicano no es una institucion homogènea, defensora de los "valores republicanos" y "garante de nuestras instituciones".

 

Para el Nacional Sinarquismo, el ejèrcito debe modificarse, debe asumir una nueva filosofìa. Naciòn, Tierra, Pueblo y Honor deben ser entendidos y asumidos con una mìstica que hoy no se ve, no se nota.

 

El ejèrcito no tiene historia limpia: Con el Grupo Sonora, empezò a ser un instrumento de los grupos en el poder (Obregòn, Calles,Cardenas,Avila Camacho,Canabal, Gonzalo N Santos).  Fuè el ejèrcito quien masacrò sinarquistas y pueblo en general en Leòn, 1942.

 

 ¿Qué vemos hoy? Un ejèrcito que es lugar de refugio de los frustrados de la vida que solo saben "obedecer".  Un ejèrcito donde la mayor parte de los soldados son drogadictos no sirve, un ejèrcito donde mas de 150,000 soldados desertan a lo largo de los años,no sirve,un ejèrcito que forja cuadros que despues se van a los Zetas, no sirve.

 

Necesitamos un Ejèrcito de Guerreros. Ligados al Destino de su Pueblo, de su Comunidad. Un ejèrcito con virtudes heroicas: Valor, Orgullo,Solidaridad,Conciencia de Pueblo,Espiritualidad, Compromiso con la Tierra, conciente de la Herencia Ancestral ( no con la historia oficial).

 

Ese ejèrcito tiene que surgir. Hay actualmente soldados, capitanes, tenientes, generales, concientes de ello.

 

Pero les hace falta màs poder, màs organización, màs estrategia,mas astucia.

 

 

En la imàgen, un general le ordena a Salvador Abascal que disperse la marcha sinarquista, pues el "Supremo Presidente Avila Camacho" està por llegar. Abascal le responde "Precisamente por eso estamos aquì, que el presidente sepa que muchos sinarquistas son reprimidos, perseguidos y asesinados solo por ser sinarquistas. Y queremos que sepa que tenemos el derecho a pensar, reunirnos y expresarnos, igual que las otras fuerzas polìticas de Mèxico. Lo haremos pacìficamente, pero no nos retiraremos. El general, sorprendido al ver la disciplina, la firmeza y el decoro de dirigentes y militantes sinarquistas, se cuadrò militarmente y dejò pasar a los marchistas.

Como Juan Ignacio convocara a los soldados allà en 1947, hoy, los Sinarquistas convocamos a los soldados leales a Mèxico, para que se sumen a la lucha nacionalista.

 

No por un Partido, no por un Mesìas polìtico, sino por un Sentido de Destino. Por su Naciòn, su Pueblo,su Tierra, su Honor.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Un Nuevo Ejèrcito Mexicano

Un Nuevo Ejèrcito Mexicano

                              EJERCITO MEXICANO

 

 

El ejèrcito mexicano tiene muchas virtudes, pero bajo el liberalismo, esas virtudes se sometieron a los intereses de Grupo. El ejèrcito està sometido a la ideologìa dominante en el Estado Mexicano.

 

El ejèrcito, necesita una profunda renovaciòn.  Saber que mas de 150,000 soldados han desertado del Ejèrcito, saber que la fuerza paramilitar màs peligrosa de los narcotraficantes es formada por soldados desertores, saber que muchos soldados son drogadictos y criminales encubiertos es claro grito de exigencia.

 

Tambièn el ejèrcito necesita reconstruirse.  Necesita Sentido de Destino.

 

¿El sentido de Destino que es?  Significa entender la esencia de su existencia. El porquè y para què.

En las tribus y culturas ancestrales, los guerreros eran todos los jòvenes y adultos que podìan tomar las armas y salir a defender a su Pueblo ante agresiones ajenas, en situaciones de riesgo o en caso de migraciones o bùsqueda de nuevas tierras.

 

Los guerreros protegian a su Pueblo. Porque eran los jovenes y adultos del mismo Pueblo.

 

Este principio no existe en los ejèrcitos modernos. En el Mexicano, solo en teoria.

 

A lo largo de los años se han implementado algunas nuevas modalidades: soldados dando clases de alfabetizacion, apoyando en desastres, resguardando ciudades con alta criminalidad.

 

Pero la otra realidad, la oscura, la de los desertores, de los represores, de los mercenarios, sigue ahí.

 

Los Soldados que combaten el narcotràfico saben muy bien que es una lucha sin tregua. Sin compasiòn.  Pero mucho sospechamos que carece de algo esencial.

 

Los Soldados que acompañaban a Madero y que por su sacrificio, se empezò a festejar la Marcha de la Lealtad de cada 19 de Febrero. Tenìan lealtad. Pero faltaba, a nuestro juicio, algo esencial.

 

Los Soldados que pelearon contra la invasiòn norteamericana en 1847 sabiendo que Santa Ana estaba traicionandolos y no moverìa un dedo para enviar refuerzos, pelearon con orgullo, fè y aun asì considero que les hizo falta algo.

 

 Del ejèrcito Mexicano se pueden decir muchas cosas. Lamentablemente para la derecha tradicional, nuestras fuerzas armadas no son ni "lo màs puro de la juventud" ni las "primeras fuerzas de la Naciòn".

 

Lamentablemente para la izquierda dogmàtica, el ejèrcito no es una entidad compuesta por absolutos defensores del Capital.

 

Y lamentablemente para la vieja prèdica revolucionaria, el ejèrcito mexicano no es una institucion homogènea, defensora de los "valores republicanos" y "garante de nuestras instituciones".

 

Para el Nacional Sinarquismo, el ejèrcito debe modificarse, debe asumir una nueva filosofìa. Naciòn, Tierra, Pueblo y Honor deben ser entendidos y asumidos con una mìstica que hoy no se ve, no se nota.

 

El ejèrcito no tiene historia limpia: Con el Grupo Sonora, empezò a ser un instrumento de los grupos en el poder (Obregòn, Calles,Cardenas,Avila Camacho,Canabal, Gonzalo N Santos).  Fuè el ejèrcito quien masacrò sinarquistas y pueblo en general en Leòn, 1942.

 

 ¿Qué vemos hoy? Un ejèrcito que es lugar de refugio de los frustrados de la vida que solo saben "obedecer".  Un ejèrcito donde la mayor parte de los soldados son drogadictos no sirve, un ejèrcito donde mas de 150,000 soldados desertan a lo largo de los años,no sirve,un ejèrcito que forja cuadros que despues se van a los Zetas, no sirve.

 

Necesitamos un Ejèrcito de Guerreros. Ligados al Destino de su Pueblo, de su Comunidad. Un ejèrcito con virtudes heroicas: Valor, Orgullo,Solidaridad,Conciencia de Pueblo,Espiritualidad, Compromiso con la Tierra, conciente de la Herencia Ancestral ( no con la historia oficial).

 

Ese ejèrcito tiene que surgir. Hay actualmente soldados, capitanes, tenientes, generales, concientes de ello.

 

Pero les hace falta màs poder, màs organización, màs estrategia,mas astucia.

 

Como Juan Ignacio convocara a los soldados allà en 1947, hoy, los Sinarquistas convocamos a los soldados leales a Mèxico, para que se sumen a la lucha nacionalista.

 

No por un Partido, no por un Mesìas polìtico, sino por un Sentido de Destino. Por su Naciòn, su Pueblo,su Tierra, su Honor.

 

Hordas Nacional - Sinarquistas

 

 Lo reconocemos. Amamos la guerra. Besamos banderas y empuñamos estandartes con la pasión de enamorados.

 

Amamos profundamente la lucha y el furor del combate nos empuja y hace vibrar.

 

Para nosotros, la paz es el objetivo cumplido, la cumbre conquistada, el adversario en retirada, la sangre ardiente y el sudor purificante que quema la piel y el alma y nos baña de Gloria.

 

La Guerra para nosotros es el máximo tributo al Honor. Y por eso nos vemos, nos saludamos, nos festejamos, nos reunimos como Guerreros.

 

Será porque en nuestra Sangre hay herencia Céltica y del Anahuak.

 

Pero no solo somos Guerreros. También somos profunda e intensamente místicos, buscadores incansables de la Trascendencia, profundamente irreverentes de lo establecido y blasfemos de los dioses del Sistema. Somos rescatadores de la Naturaleza como un espacio Sagrado, vemos en la Herencia Ancestral el Fuego que ha pervivido latente bajo la larga noche de la Era de la Decadencia.

 

Somos Místicos, somos Monjes.

 Somos Monjes - Guerreros.

 Para el Sistema Neoliberal y las falsas alternativas materialistas o de espiritualismo alienante, somos Hordas Bárbaras que sacuden y empavorecen a los "pastores" de la era del rebaño.

 Somos las Hordas Nacional Sinarquistas, combativas, profundamente orgullosas de la estirpe céltica que llegó a éstas tierras mezclándose en un combate desgarrador con la Herencia Anahuaka.

 

Por eso nos sabemos definir:

 

Esta milicia Nacional-Sinarquista es una milicia que pelea por su Comunidad, su derecho a existir, su derecho a ser. Combatimos por nuestro Pueblo, su Herencia y su Destino.

Tenemos que decirlo fuerte y claro: El capitalismo engendró muerte, miseria y odio. Nosotros, por lo tanto, eliminaremos al capitalismo. Las "alternativas" marxistas que llegaron al poder,  solo alimentaron la venganza pero no la Justicia, salvo excepciones.

Y ante el auge de espiritualismos alienantes, tenemos que reivindicar Lo Sagrado.

 La Naturaleza es Sagrada, el Hombre y la Mujer son Sagrados, la Comunidad como un Ideal, es la visión más sublime y plena de lo Humano.

 Por esto luchamos, como Guerreros, que saben combatir contra la ira, el miedo y la ignorancia.... Y si es necesario, combatiremos tambien en el sindicato, en la union vecinal, en la organización popular, estudiantil, campesina....

 

Nos han señalado como fanáticos y radicales.

 

Bienvenidas sean sus etiquetas, señores del poder, ustedes, los satisfechos del sistema.

 

Porque ante su ceguera, su necedad, su depredatorias carrera, sus amenazas y represiones, sus manipulaciones, nos levantamos como las hordas de una Era que va a comenzar: la Era Sinárquica. La Era de la Insurrección del Espíritu.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Loor a los valientes

LOOR A LOS VALIENTES

 

Recientemente nos hemos podido enterar a través de todos los medios de comunicación, que a diferencia del estrepitoso fracaso registrado en los juegos olímpicos de Pekín (hasta hoy día me niego a nombrar a la capital de la República Popular China con el nombre de Beijing) por la delegación nacional, los integrantes del representativo paralímpico, han empezado copiosa cosecha de medallas, ocho hasta ahora según entiendo y entre las que ya hay un par de oro, plata y bronce, con lo que se ha superado con creces, lo realizado por sus colegas teóricamente con capacidades íntegras. Y es que desafortunadamente los participantes en los tradicionales juegos herederos de las glorias deportivas de Olimpia ofrecieron, fue un espectáculo lamentable, que inició con el berrinche de  Ana Guevara, hasta llegar al oportunismo de Belem Guerrero, que en aras de la notoriedad momentánea y los quince minutos de fama que acarrea, se obstinaron en negarse a participar. Posteriormente, prosiguió una letanía de clamorosos reveses, para los que como buenos mexicanos, los deportistas tuvieron toda suerte de excusas y justificaciones, sin asumir cabalmente sus responsabilidades: a saber, su deficiente preparación, mediocre equipamiento y su ausencia total de autoestima. Carecieron de la generosidad para aceptar que hubo concursantes mejores que ellos y lo peor, es que los medios de comunicación contribuyeron a esta mediocridad, consintiéndolos, apapachando y excusando su pobre desempeño. Aunado a lo anterior, es menester resaltar la falta de mentalidad de varios de ellos, entre los que podemos mencionar a Rommel Marrufo, Everardo Cristóbal y algunos otros, en los que cifrábamos esperanzas de obtener alguna presea, pero que se dejaron dominar por el pánico escénico y el miedo al triunfo que caracteriza a muchos mexicanos. Lo mejor de todo, surgió a raíz del rapto de dignidad del que públicamente hizo gala el competidor de lucha, dejando asentada en el piso la medalla que quisieron otorgarle a manera de limosna o premio de consolación. No faltó quien dijera que inmediatamente un mexicano la recogió y la trajo a estos lares, ostentándose acreedor a ella en fragorosa competencia. Punto y aparte de todo espíritu de guasa, la actitud del participante en lucha, demostró una sana autoestima y un saludable sentido del honor patrio. Estoy seguro que de haber vivido circunstancias similares, un mexicano jamás habría devuelto el galardón.

Es de todos sabido que se invierten ingentes cantidades de dinero en la preparación y entrenamiento de los miembros de la futura delegación olímpica, muchísimas empresas se llenan la boca ostentándose patrocinadores del equipo (y del mismo modo, evaden alegremente los impuestos que les correspondería pagar, cargándoselos al resto de los contribuyentes), se hacen sin duda alguna jugosos negocios con la adquisición de equipo y material de entrenamiento y se fomenta el turismo para una caterva de vagos, seudo funcionarios del ramo que hacen maldita sea la cosa para favorecer a sus representados (y si pueden, hacen cuanto sea posible por perjudicarlos, como el anencefálico presidente de la Federación Mexicana de Tae Kwan Do, que insinuó que había cooptado las voluntades de los jueces, a base de comidas a cargo del erario). Ante semejante catálogo de calamidades, existe un puñado de patriotas, valientes, decididos, pletóricos de autoestima, rebosantes de honor patrio, que en silencio, en medio de carencias, sin el equipo debido, pero con un corazón enorme y voluntad de hierro, se preparan para representar a nuestra patria en las competiciones que les atañen. Ellos si participan pundonorosamente, compiten con gallardía, son derrotados sin desdoro de su honor, pero sobre todo, obtienen los laureles que los otros son incapaces de lograr. Loor a ellos, Loor a los valientes, salud a los que no se rinden nunca, a los que deberían ser paradigma público del espíritu indomable que también posee el mexicano. Los integrantes del equipo olímpico del fracaso, pueden parangonarse a los mexicanos que combatieron la invasión norteamericana de 1847, con la consabida seguidilla de corrupción, ineptitud, actos aislados de heroísmo y derrotas. Los elementos de la representación paralímpica, son herederos de las glorias del inmenso Zaragoza, capaz de poner en fuga ignominiosa a los franceses. Las autoridades del deporte en nuestro país, deberían realizar una limpieza a fondo en los establos de Augias, en que se han convertido las instituciones aludidas y establecer mecanismos justos para otorgar estímulos, a aquellos deportistas que demuestren a base de buenos resultados, merecerlos. Disfrutemos todos, entretanto, la actuación de nuestros compatriotas, que nos llena de legítima satisfacción y rindamos público reconocimiento a los valientes, a los que teniendo disminuida alguna facultad, mantienen intacto el espíritu, mientras miramos tremolar nuestro lábaro patrio a toda hasta, teniendo como fondo las notas de nuestro glorioso himno nacional. Una vez mas, ¡Loor a los valientes!, ¡Viva México!

 

GUILLERMO BARRERA FERNÁNDEZ

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres